10 consejos para una vida sana

1. Comience con un buen desayuno

No se salte el desayuno, ya que es la primera comida después de una larga noche. Tu cuerpo necesita energía para empezar el día. El desayuno hará que sus intestinos y su digestión se pongan en marcha. Si no desayunas, la tentación es tomar bocadillos poco saludables más tarde en el día.

 

2. Bebe agua

Un vaso de agua antes de comer ayuda a la digestión. Además, beber agua es importante para eliminar las toxinas y los productos de desecho de su cuerpo. Beba 1,5 litros de agua al día. Esto parece mucho, pero no está tan mal. Vierta un vaso de agua con más frecuencia si desea tomar un refresco y beba un vaso de agua por la mañana antes de comenzar con leche, jugo o té.

 

3. Come despacio

Según algunos, el secreto para mantenerse delgado: comer porciones pequeñas y sobre todo comer despacio. Así que alardear menos; necesita mucho menos de lo que piensa y puede tomar un poco más más tarde. Come despacio, mastica despacio y disfruta conscientemente cada bocado.

 

4. Come con regularidad

Es importante para su digestión comer con regularidad. Tres comidas principales al día es una buena base, pero también puede ayudar comer una comida más pequeña con más frecuencia en un día. De esta forma evitas que de repente te atracones y por ejemplo te hagas todo un paquete de pastel de soldado.

 

5. Comida variada

La alimentación saludable es comida variada. Debido a la variación, obtienes muchos alimentos diferentes y suficiente de todo lo que tu cuerpo necesita. Y entonces tienes suficiente de todo. Para darle más variedad a su comida, es útil utilizar el conocido disco 5. En cualquier caso, intenta no comer lo mismo todos los días.

 

6. Consumir una dieta equilibrada

La comida variada también significa que ocasionalmente puede tomar algo no saludable. Es importante que vuelva a equilibrar esto. Si ha comido papas fritas por la tarde con mucha mayonesa o chocolate en el medio, asegúrese de moderar por la noche y tomar menos alimentos grasos o no saludables. Todo está permitido, siempre que lo equilibres.

 

7. Nunca hay suficientes frutas y verduras

No es de extrañar que las frutas y verduras sean saludables. Después de todo, contienen muchos nutrientes buenos, como vitaminas y minerales. Además, son bajas en calorías y completas. Por tanto, no deben faltar las frutas y verduras para una vida sana. Por lo tanto, trate de comer dos onzas de verduras y 2 piezas de fruta al día.

 

8. Comer consciente

Una buena forma de comer sano es estar atento a lo que come. Por lo tanto, piense más a menudo en lo que come. ¿Es prudente comer esos dulces dulces químicos de los que no tienes ni idea de cómo se hacen o qué contienen? La calidad de tu comida es más importante que la cantidad. Si piensa con más frecuencia en qué alimentos le da a su cuerpo como alimento, automáticamente comerá más saludablemente.

 

9. Y por supuesto, muévete

Permita que su cuerpo procese la comida. El ejercicio es muy importante para esto. No empiece el postre inmediatamente después de la cena, salga a dar un largo paseo. Además, no coma justo antes de irse a dormir, ya que el cuerpo no puede digerir los alimentos correctamente. Como te acuestas, tus órganos también entran en modo de sueño, lo cual no es bueno si tienes media comida en el estómago.

 

10. ¡Disfruta!

Tu cuerpo necesita nutrición para sobrevivir. Pero comer también es algo que debes disfrutar y disfrutarlo es bueno para el cuerpo nuevamente. ¡Solo ve al supermercado con el estómago hambriento y sorpréndete de cuántas cosas sabrosas están a la venta! Notarás que hay suficientes opciones para comer alimentos ricos, saludables y variados.

Deja un comentario

es_ESEspañol